Todos los días eran iguales hasta que llegaste tú

June 26, 2018

Su luz.

 

La primera vez que lo vi tenía el resplandor del sol en su cara, sus cejas eran el marco de un cuadro que seguramente alguien pintó para mí, ni muy alto, ni muy guapo, atractivo. Él quizá tenía un par de horas en este terreno del placer en el cual se convierten los bares cuando ves ganar al equipo de fut de tu país en un mundial. Quiero decir que a lo mejor había bebido lo necesario para intentar ligar a una desconocida; la desconocida era yo.

 

Sentí que ese hombre me gustaba y no sabía por qué:

¿No te molesta que me siente a tu lado? (Él se podía haber sentado frente a mí) A lo que respondí: No, me da igual. 

-Me siento aquí, para sentirte más cerca, sostuvo.

Recuerdo esa escena y sonrío.

 

Pasó la noche y pasaron las caricias. Él dormía y yo flotaba a su lado. Mi vida había sido monótona los últimos meses, seguramente él había tenido muchas parejas y yo otras tantas, me sentí avergonzada, no creía que podría conocer a alguien tan rápido en un bar. - Mi mejor antídoto contra la resaca, su abrazo.

 

Un año después volvimos a ese bar, a la mesa que compartimos por primera vez ya no somos los mismos, le veo la luz por todo su rostro, no pasa un día sin que me haga reír ¡Ha valido la pena! Cada persona tiene un tiempo, una forma de estar que lo hace ver mejor, es su luz y es nuestro tiempo.

 

XOXO

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Las flores y el amor no saben de pandemias

September 17, 2020

1/10
Please reload

Recent Posts

September 17, 2020

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2020 Señorita Lechuga

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon